La historia de Sandra

To read in English, click here.

"No estás solo/a. Hay otras personas pasando por lo mismo. Sé que es realmente difícil de hacer pero hablar de ello ayuda."

Sandra González es una madre orgullosa, miembro de la comunidad latinx y sobreviviente de abuso sexual. Cuando Sandra estaba en la escuela secundaria, fue violada por su vecino en quien había confiado y considerado un amigo de la familia. Durante el asalto se sintió paralizada y no pudo moverse, y sintió que ya no estaba en su cuerpo sino que estaba viendo cómo le ocurría el asalto.

“Era como si me estuviera mirando desde afuera. Nunca había experimentado algo así.”

Sandra les contó a algunos amigos cercanos que algo había sucedido pero no compartió ningún detalle. Ella no denunció el asalto porque temía que nadie la creyera, que la culparan y que denunciar al perpetrador arruinaría la relación entre sus familias. Sobre todo, Sandra se sintió avergonzada y no informó a las autoridades porque no quería que nadie supiera lo que le había sucedido. Se crió en una comunidad que enfatiza la virginidad antes del matrimonio, lo que hizo que Sandra sintiera una capa adicional de vergüenza por lo que le había sucedido.

“Fue muy difícil. Hubo días en que estaba bien y otros días en los que estaba extremadamente deprimida. Simplemente lo embotelle todo. Explotaba ante otros pero no sabía por qué lo hacía."

En los años posteriores al abuso, Sandra experimentó depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, TEPT y recuerdos retrospectivos. “Mi historia se repitió en mi mente una y otra vez. A veces tenía flashbacks y era como si estuviese allí en esa habitación volviendo a pasar por eso."

Como mecanismo de afrontamiento de lo que estaba pasando, Sandra comenzó a tener comportamientos autodestructivos, como cortarse, practicar sexo inseguro y abuso de drogas y alcohol. "No me importaba mi cuerpo. No me importaba nada. Un día me miré en el espejo y comencé a llorar y no reconocí en quién me había convertido. Esta no era yo en lo absoluto."

Años más tarde, cuando Sandra tuvo a su hijo, sintió que tenía que buscar ayuda no solo para ella, sino también por el bien de su hijo. "Durante muchos años, no quise estar aquí, no quería vivir. Él me cambió la vida. Él es mi razón para estar aquí, y estoy muy agradecido por eso."

Veinte años después del asalto, Sandra comenzó a hablar sobre lo que sucedió. “Me reconecte con mi novio de la secundaria y comenzamos a salir nuevamente. Me preguntó sobre lo que había sucedido, así que le conté. Fue la primera vez que compartí los detalles de mi historia. Fue como revivirlo. Pero abrió la puerta para comenzar mi proceso de curación."

 

El novio de Sandra la animó a seguir compartiendo su historia. Comenzó escribiendo lo que sucedió en sus propias palabras. “Lo escribí por primera vez hace un año. Estaba nerviosa y asustada, pero cuanto más lo hablaba, más fácil se volvía. Me siento agradecida y bien por eso. Por eso me siento cómoda compartiendo mi historia ahora." 

Sandra aún lamenta no haber denunciado el abuso sexual, aunque entiende por qué en ese momento no se sentía cómoda al denunciar y comprende las razones por las cuales otros sobrevivientes pueden optar por no denunciar. "No dije nada en aquel entonces, estaba callada y asustada. Desearía poder decir que lo denuncie. Esa es mi razón principal para contar mi historia ahora." 

Sandra práctica el cuidado personal a menudo para ayudar a lidiar con la ansiedad, los ataques de pánico y la depresión. Escribir un diario en particular ha sido útil en su proceso de curación. "Escribo en mi diario sobre lo que me molesta ese día y generalmente me hace sentir mejor, me ayuda a liberar mucha tensión." Ella encuentra que el ejercicio, los baños en tina y la meditación son relajantes y centrados para ella. Ella también se ha beneficiado de la terapia y dice que mantenerse ocupada ha sido un aspecto importante de su proceso de curación. 

También se contactó en línea con un miembro del personal de la Línea Directa Nacional de Abuso Sexual de RAINN en innumerables ocasiones, lo que la ayudó como un comportamiento alternativo cuando comienza a considerar la autolesión. "Estaría acostada en la cama a las dos o tres de la mañana y seguiría allí. Era eso o hacer algo estúpido contra mí. Me ha ayudado a evitar cortarme a mi misma tantas veces. Hablar con quien estaba al otro lado de la computadora me salvó incontables veces. Hay gente ahí afuera que realmente te escuchará.” 

Sandra no siente que su identidad como sobreviviente Latinx haya afectado su proceso de curación, aunque continúa lidiando con lo que significa ser una sobreviviente bisexual. Ella está agradecida con su novio por el amor y el apoyo que él le ha brindado a través de su viaje de curación. 

El consejo de Sandra para los sobrevivientes es confiar en sí mismos. "Ve con tu instinto. Solía ​​ignorar mi instinto, pero ahora confío más en él, sé que si me dice que hay algo mal, probablemente lo sea." 

“Cuando leo las historias de otro sobreviviente, me sorprende lo fuertes que parecen. Cuando reconozco que pasé por cosas similares que hicieron, también me hace sentir fuerte. Si mi historia puede ayudar a otra persona, valdrá la pena.” 

Nota: Merriam-Webster define "Latinx" como "una palabra de género neutral para las personas de ascendencia latinoamericana."

Search for support in your local community from more than 1,000 local sexual assault service providers.

Search All Providers

88¢ of every $1 goes to helping survivors and preventing sexual violence.

Donate Now